adelgazar-sin-perder-volumen

El exceso de peso es una de las enfermedades modernas que en el mundo se ha intentado combatir a través de distintos planes de control, públicos y privados, pero donde nunca se obtienen resultados precisos mientras no se siga con voluntad el largo proceso que involucra.

Bajar de peso sin perder volumen no es preocupación de quienes sufren obesidad, pero sí de quienes han hecho mucho ejercicio y se han alimentado “mal” pensando que por la cantidad de actividad que realizaban tenían permiso para comer prácticamente todo. Cuando ya se ha obtenido cierta cantidad de masa muscular, el problema que sobreviene es perder los kilos “extra” sin bajar el músculo. En el presente artículo ensayaremos 3 caminos a través de los cuales lograrlo.

Administrar las calorías

Las calorías que se consumen diariamente son lo primero a lo que toca echar mano si se quiere bajar de peso, pero en el caso de los culturistas o aquellos que han invertido tiempo y esfuerzo desarrollando su cuerpo, también es un riesgo pues pierden músculo.

Cuando el cuerpo tiene menos calorías que procesar lo primero que hace para seguir teniendo “combustible” frente a la demanda que se le exige de trabajo es quemar las calorías que están en reposo, y así bajamos de peso. Lo malo de esta historia es que si el recorte de calorías ingeridas es extremo, también afectaremos la musculatura desarrollada al dejarlo cansado y con un índice metabólico bajo.

El secreto siempre será acelerar el ritmo del metabolismo, y para ello la mezcla de dieta y ejercicio es lo que se necesita. Si recortaremos la ingesta calórica, que no sea en más de un 10% o 15%. Toma en cuenta que cada kilo de músculo demanda 50 calorías diarias.

Aumentar la quema de calorías

A muchos amantes de las pesas no les gusta hablar de trabajo cardio vascular, pero saben que es el camino correcto para bajar de peso sin perder volumen. Hay que considerar que un trabajo de alta intensidad nos permite bajar 10 calorías por minuto, lo que reporta 300 calorías menos en 30 minutos de trabajo ¿Quién se apunta?

Más sesiones de cardio

Como ya dijimos anteriormente, muchos le hacen el quite a realizar trabajo cardio vascular, pero lo cierto es que ahí está el secreto de todo – junto con la dieta. Estudios han demostrado que después de 20 minutos de trabajo se comienzan a quemar más grasas en la medida que se agotan los carbohidratos.

Si incrementas la cantidad de cardio que haces por semana, la reducción de grasa estará asegurada y con ello el cuerpo soñado. Un plan tentativo podría ser el siguiente:

  • Día 1: 45 minutos
  • Día 2: 30 minutos
  • Día 3: 30 minutos
  • Día 4: 45 minutos
  • Día 5: 45 minutos
  • Día 6: 30 minutos

La idea es que después de aplicar este cambio lleguemos a modificar la rutina y sigamos con entrenamientos de 50 minutos.