como-comer-verduras

Los vegetarianos tienen menos probabilidades de morir en un lapso de 6 años, según un estudio de la Universidad de Loma, esto se basó con las personas que no lo son. Las probabilidades de morir por algún problema cardiovascular comienza a notarse a partir de los 6 años de ser vegetariano, y la reducción de riesgo es del 12%.

También en ese mismo estudio se logró demostrar que las personas que consumen solamente vegetales, tienen un 15% menos de posibilidades de morir antes de los 80 años, y las personas que son semi vegetarianas tienen solamente el 8% de probabilidades de vivir 80 años.

Por otra parte quedó demostrado que los beneficios que se tienen no tiene absolutamente nada que ver con las calorías que se consumen, ya que en ese estudio las diferentes personas que participaron de el ingerían la misma cantidad de calorías.

Por lo tanto en ese estudio se pudo llegar a la conclusión de que las personas que son vegetarianas consumen mucho menos grasas saturadas pero ingieren mucha más cantidad de fibras, por lo que el efecto que se obtiene para la salud de las personas es realmente positivo.

Por otra parte, aquellas personas que se alimentan solamente de vegetales tiene una mejor silueta, se cuidan mucho más, y la calidad de vida y nutrición es mucho mejor. También son más propensas ni a beber ni a fumar, y a realizar ejercicios. Estos factores ayudan a reducir en grandes rasgos los riesgos de muerte.

Calcio, hierro y proteínas en los vegetales

Es muy importante comenzar en nuestra dieta con semillas, ademas de frutas y hortalizas. Las semillas no solamente son fáciles de conservar y de ingerir, sino que aportan una gran cantidad de nutrientes a nuestro organismo.

Cada día son más las personas que consumen semillas, por más que se crean que son solamente para las aves. Las semillas aportan a nuestro organismo: ácidos grasos, vitaminas, enzimas, proteínas y minerales. Estas son el alimento más concentrado natural que se conoce hasta el momento.

Las semillas que más aportes tienen para nuestro organismo son aquellas oleaginosas, como lo son: las semillas de calabaza y sésamo, pistacho, nuez pecan, nuez, lino, girasol, chía, castañas de cajú, avellanas y almendras, estas son de las más fáciles de adquirir en cualquier mercado.

¿Cómo preparar las semillas en la dieta vegetariana?

En las dietas indígenas siempre estuvieron presentes las semillas, hortalizas y frutas. Las semillas eran sumamente preciadas, adoradas y sagradas, en la época de las colonias, el consumo de las semillas disminuyo notoriamente ya que los colonos prohibieron el consumo de las mismas.

La mejor manera de preparar las semillas es o bien activarlas por algunas horas o tostarlas a fuego lento. En un sartén pones las semillas que vas a tostar, y siempre las debes de mover suavemente para que estas no se quemen, estarán prontas cuando estén doradas. Por lo general el tiempo de cocción es de aproximadamente un minuto.

Cuando las vayas a consumir las deberás de picar bien chiquitas ya sea mediante una procesador, un molinillo de café o simplemente un mortero, si no haces estos los nutrientes no entrarán a tu cuerpo.