alimentos sin grasa

Estas yendo por mal camino, si la dieta que estás empleando te hace sentir mal ya sea físicamente o mentalmente. El objetivo de todos nosotros deberá ser, después de cada comida, poder sentirnos bien con nosotros mismos.

Si cuando te alimentas sientes que tienes muchas ganas de dormir, si eres de las personas que le duele la cabeza constantemente, te sientes empachado o bien hinchado, es por que la alimentación no es la adecuada.

Si  al terminar de comer te sientes de mal humor o sigues aun con hambre, tampoco es buen síntoma. Y otra de las razones para darnos cuenta de que no nos estamos alimentando correctamente es que una hora después que hemos ingerido nuestro alimento volvemos a sentir hambre.

En ese momento que te pasa todo eso, tu hígado ya tendría que estar trabajando y tu estar haciendo la digestión.

Cuando nos sentamos a comer, no solo estamos buscando el motivo de poder satisfacernos mientras solo este durando la ingesta de alimentos sino que debemos estar un buen rato sin necesidad de consumir nada.

Sin atacar nuestro sistema digestivo debemos de buscar alimentos que nos gusten pero que a la vez sean ricos que calorías y en carbohidratos, y por supuesto que no contengan grasa mala.

¿Qué es bueno para nuestro cuerpo?

Nuestro cuerpo es una máquina sumamente compleja, sabe de sobra que es lo que nos cae mal o bien a la hora de alimentarnos.

Si tenemos hambre y vemos una hamburguesa con patatas fritas seríamos los primeros en abalanzarnos sobre el plato. Pero por mas que nos gusten las hamburguesas demasiado imposible seria solamente vivir de este tipo de alimentos, es por eso que la dieta debe de ser variada.

Entonces el problema de ingerir alimentos, basta simplemente con al momento de comer sentirnos de maravillas, y deberíamos seleccionar los alimentos que mejor nos sientan a nuestro cuerpo, pero nuestra respuesta por lo general siempre va en contra de lo que nos cae bien, y vamos a lo que más nos gusta, que por lo general es comida chatarra.

Desconfiando de los cereales

Se quiera o no, el ser humano esta hecho para la dieta que venimos practicando hace millones de años, o sea la de comer crustáceos, pescado, carnes, frutos secos, plantas y raíces varias, bayas y frutas, etc.

Pero desde el momento que comenzó la agricultura en el planeta, ya hace algo más de 10 mil años, el ser humano comenzó ya a consumir en gran cantidad cereales y glúcidos.

La digestión en nuestro organismo, transforma de una manera rápida los carbohidratos en glucosa, donde nuestro cuerpo asimilará de mal manera esta sustancia. Si los niveles en sangre de glucosa son elevados, incluso puede llevarnos a la muerte.

Pero para esto se contrarresta inyectando insulina a nuestro organismo, y el encargado para realizar esta labor es el páncreas. Pero de igual manera, se lleva consumiendo cereales integrales, ya hace miles de años.

Estos cereales absorben la glucosa por que la digestión se torna más lenta. Y en la dieta de la población, lo que se ha consumido por siempre son los frutos secos, ya que estos le dan abundante energía a nuestro cuerpo.

Lo que consumimos hoy en día que da más del 50% de las calorías a nuestro organismo son todos los productos que contienen almidón.

Publicidad antigrasa

La parte mala de la alimentación comenzó en la década de los 70 cuando se realizaba publicidad incitando a consumir más cereales y disminuir el consumo de grasas.

A raíz de esto es que hoy en día la población más occidental estamos propensos a ser obesos, tener problemas de cáncer, diabetes y lo que es más importante problemas cardiovasculares.

Pero así mismo vemos que gran parte de la población a nivel mundial pasa mucha hambre por que estos lo que hacen es evitar comer grasa de todo tipo, pero se dedican a hacer dietas donde los platos principales contienen glúcidos lo cual hace que las personas engorden.

Reglas de oro para elegir los alimentos

Lo primero que debemos de consumir son alimentos que cuenten con menos densidad de calorías.

Por otro lado el índice de glucemia debe de ser bajo. Cuanto mayor cantidad de glucémico se haya consumido, aumentará la glucosa en el sistema linfático y para poder controlar esto el páncreas deberá de trabajar el triple.

Viendo de esta manera llegamos a la conclusión que un alimento que es malo para nuestra salud por más que sea liviano son las palomitas de maíz, es que la gran cantidad de calorías que cuentan por gramo es sumamente altas, y más aún si estas son con azúcar.

Hasta ahora siguen siendo las mejores comidas las verduras y las frutas, y estas deberán estar en la base de la pirámide alimentaria y más aún las verduras como ser la rúcula, lechuga, acelga, brócoli, etc. No solo tienen calorías bajas sino que el índice de glucemia será sumamente menor.