dieta-sin-carbohidrato

La dieta cero carbohidratos existe, es fácil de encontrar aunque no mucho de seguir, sin embargo, el principal problema que acarrea está en los efectos secundarios que provoca, los que la hacen una alternativa menos atractiva que aquellas dietas equilibradas donde no se dejan los hidratos de carbono sino se controla su ingesta.

El problema de las dietas cero carbohidratos está en que si bien ayudan a perder kilos de forma muy rápida, el método a través del cual se consigue nos puede costar bastante caro.

El trato es el siguiente, si quieres evitar los carbohidratos tendrás que aumentar la ingesta de otra cosa que compense su carencia, y es ahí donde aparecen las proteínas. Cuando hacemos esto ocurren varias cosas en nuestro cuerpo que más vale saber antes de intentarlo.

Dietas sin carbohidratos, rápidas pero peligrosas

Los hidratos de carbono son buenos, no hay nadie que pueda decir lo contrario actualmente. El problema no está en su consumo, sino en el exceso en que muchos incurren intentando conseguir masa muscular u otro objetivo.

Si alejas los hidratos de carbono de tu dieta ocurrirá que el cuerpo comenzará a tomar como fuente de energía a las proteínas, y cuando esto ocurra notarás que tus músculos comenzarán a debilitarse (catabolismo).

Con o sin carbohidratos nuestro cuerpo necesitará de glucosa, y en este sentido la pregunta no será cómo reemplazarla, sino más bien de donde obtenerla. Si no hay hidratos de carbono se va a reducir la masa muscular para recolectarla.

Para construir músculo el cuerpo necesita de dos cosas, proteínas y carbohidratos, si falta uno de ellos no se consigue l resultado. Es cierto que en la dieta se persigue eliminar kilos, pero ¿De verdad se está dispuesto a perder músculo? Otro problema lo hallamos en que el metabolismo descenderá y será más fácil subir de peso (efecto rebote efectivo).

Cuando no consumes carbohidratos te sientes apagado, más cansado y hasta irritable muchas veces, lo que nos da otra razón para no intentar con tanta confianza este tipo de dietas.

Si te preguntas, después de todo lo dicho, por qué se pierden tantos kilos, debes tomar en cuenta que al ser todo proteínas lo que consumimos el cuerpo se desprenderá del agua antes que todo… y eso se reflejará rápido en la balanza.

Un riesgo extra está en la llamada “cetosis”, proceso en que el cuerpo para obtener energía comenzará a quemar grasa que tengamos en el cuerpo, algo bueno, pero malo cuando a su costa nos deshidratamos y se elevan los índices de colesterol y triglicéridos.

Extender más de la cuenta una dieta sin carbohidratos no sólo provoca los problemas mencionados más arriba, sino también una alteración renal de la que podemos arrepentirnos, además de una descalcificación e intoxicación por exceso de toxinas producto de las proteínas ingeridas.