comida-para-diabeticos

Uno de los aspectos que más deben cuidarse cuando se sufre diabetes es la alimentación, ya que la enfermedad puede evolucionar y agravarse cuando la dieta que se sigue no es la adecuada.

Si bien todos debemos mantener un nivel de comidas saludables, los diabéticos tienen que tomar más precauciones al deber conservar niveles de glicemia, triglicéridos y colesterol en la sangre.

Quienes tienen diabetes tipo 2 o “mellitus” el plan de alimentación especial contribuirá a que no se agrave la enfermedad, mantendrá un peso correcto y entregará un balance perfecto entre los alimentos e insulina que el cuerpo sea capaz de producir.

Los insulinodependientes o que sufren de diabetes tipo 1 tienen que mantener una dieta estricta para compensar la insulina que se inyectan y los alimentos que se consumen, un desequilibrio entre éstos podría generar graves consecuencias.

Dieta de una persona diabética

Las personas que padecen de diabetes no tienen por qué dejar de hacer una vida normal, por ende pueden disfrutar de las actividades físicas y de comer cosas “ricas”, por esta razón es que la dieta tiene que tener en cuenta las necesidades de la persona y no simplemente ser un plan de alimentación estándar que implique una condena.

Todo diabético tiene que aprender, lo quiera o no, ciertos principios de nutrición para entender por qué tiene que comer de una forma y no de otra, con horarios específicos y con una calidad – cantidad pre-determinada.

Mientras más se comprenda la dieta que se entregue más cambios se podrán hacer en ella, es decir, la dieta será flexible en la medida que se entienda lo que se persigue.

Para entender lo que se debe comer, a grandes rasgos hay que separar la alimentación en tres grupos, éstos son: Carbohidratos, Proteínas y Grasas.

  • Carbohidratos. En este grupo está el pan, arroz, galletas, azúcar, papas, frutas, verduras y pastas.
  • Proteínas. Acá encontramos la carne de res, pescado, huevos, queso, porotos secos y varias legumbres.
  • Grasas. La mantequilla, margarina, aceite, panceta, crema y nueces son las estrellas de este grupo. La grasa consumida entra a las células y puede ser utilizada como energía en algunos casos.

Planificando las comidas

Antes de hacer nuestro plan de comidas, tenemos que consultar con un nutricionista o nutriólogo de ser necesario de modo que conozcamos mejor nuestras necesidades alimenticias siendo diabéticos.

Para dar sabor a la dieta tenemos que tener en claro cuántas veces podemos comer y la cantidad de hidratos de carbono que podemos consumir. Con esto tenemos de inmediato las alternativas o sustitutos de los alimentos presentes en nuestra dieta.

Un ejemplo perfecto lo encontramos en el arroz, reemplazable por la pasta, también por arroz y frijoles, una rebanada de pan, etc.

Utilizar ajo en polvo, pimiento, cilantro y otras especies dará sabor a nuestras comidas y las mantendrá saludables.