ingerir-carbohidratos

La alimentación que habitualmente tienes está compuesta por minerales, vitaminas, proteínas y también carbohidratos. Estos últimos se dividen en simples y complejos, dependiendo del tipo que consumamos nos encontraremos con una tipo de digestión y efecto en el organismo, de ahí que nos importe tanto comentarte qué comer, cuándo y lo que pasa cuando lo haces conforme los objetivos que te has fijado.

Si comenzamos con los carbohidratos complejos, aquellos de disolución lenta que están presentes en los guisantes, porotos, granos y hortalizas varias, su disolución comienza desde que entran en tu boca, ello por medio de la saliva que es la encargada de descomponer el almidón.

Descompuesto el almidón de los carbohidratos complejos llega al segundo proceso en el estómago, donde el ácido clorhídrico se encarga de seguirlo digiriendo para continuar en el intestino delgado con la enzima amalisa (jugo pancreático), donde ésta consigue transformarlo en “maltosa”, la misma que en las paredes del intestino vuelve a ser transformada convirtiéndose en azúcar (glucosa).

Bajo este proceso notarás cómo todos los carbohidratos pasan a convertirse en monosacáridos. Recién en este punto es cuando nuestro organismo lo absorbe como tal y utiliza o almacena. Siendo monosacáridos es convertido por el hígado en glucosa durante la digestión de carbohidratos.

Tienes que tener en cuenta que al faltar los carbohidratos en la dieta, lo que hace el cuerpo para reemplazar su importancia es obtener la energía de la grasa y proteínas – surgiendo así la acetona – en un proceso que no es bueno para las personas.

Carbohidratos ¿Cuál se digiere más rápido?

Esta es una de las cosas que se tiene que tener siempre presente cuando se va a comenzar con una dieta, pues la división entre carbohidratos simples y complejos no importa sólo a los nutricionistas, sino a todas las personas. Cuando comas carbohidratos simples observarás cómo tu estado anímico cambia y te vuelves quizás un poco más ansioso, ello por la rápida asimilación que tiene la azúcar en el organismo.

Lo malo de esta situación es que luego de ser utilizada se produce un bajón importante y vemos cómo nos empiezan a afectar un poquito más las cosas, cambia el humor y nos sentimos desganados.

Cuando consumes carbohidratos complejos la situación cambia radicalmente, ello debido a que su asimilación es lenta y está comprobado pueden administrar glucosa durante varias horas y no se agota rapidamente. Es así como muchos controlan la diabetes.

Para que las células consigan la energía que necesitan es beneficioso consumir glúcidos, los cuales se encargan de proporcionar energía, administran mejor el uso de las proteínas y también se encargan de regular el metabolismo, entre otras cosas.