Si estás entrenando para competir en un evento deportivo, un tema principal que tienes que encarar, es que  tu cuerpo llega a una meseta o pico, en que ya no responderá a tu trabajo de cardio estándar. Los corredores de Sprint, en particular, necesitan para salir de esta meseta ir más allá de su actual resistencia para ganar.

Entrenamiento por intervalos

Qué es el entrenamiento interválico

El entrenamiento a intervalos es la mejor manera de acelerar la actividad cardio-pulmonar una vez que han alcanzado su nivel máximo. Lo cual se logra cambiando tu cuerpo de entrenamiento de alta intensidad y luego volviendo a un período de descanso. Esta conmutación entre entrenamiento de alto nivel de descanso se hace con una fórmula premeditada, que se pone en marcha en tu cuerpo, en un nivel más alto de lo que es actualmente capaz de estar.

El entrenamiento a intervalos se hace sobre todo por los corredores de maratón y sprint, que requieren un alto umbral de ácido láctico, que obtendrán de períodos prolongados de funcionamiento y de una explosión instantánea de la actividad muscular durante la aceleración. El propósito de la parte de alta intensidad del entrenamiento, es ayudar a los músculos a que se acostumbren a los altos niveles de ácido láctico, producidos por el metabolismo anaeróbico.

Al llegar a ese nivel, entonces tienes que darle a  tu cuerpo tiempo para recuperarse y enfrentarse al ácido láctico, descansando para promover la curación de los músculos dañados. Para aquellos que son nuevos sólo con el entrenamiento interválico pueden resolver, aquí está un programa que te ayudarán a comenzar:

1.    Calentamiento con un ligero trote durante 3-5 minutos. Esto te ayudará a preparar el cuerpo para el trabajo extenuante que tienes por delante.

2.    El siguiente paso es alternar el entrenamiento entre moderada o alta intensidad y baja intensidad. Esto significa un minuto rápido de trotar o correr, seguido por un minuto de trote lento. Repetir este ciclo para 6 – 8 veces, asegurándote de respirar correctamente para abastecer tu cuerpo con oxígeno.

3.    Una vez que termines el ciclo, refréscate con un trote ligero durante 3-5 minutos, poco a poco y constantemente disminuyendo tu ritmo hasta llegar al final.

Hay muchas maneras para que puedas utilizar el entrenamiento a intervalos. Si olvidaste tu reloj, puedes reprogramar tu entrenamiento interválico ejecutándolo a cierta distancia, seguida de correr la misma distancia. Luego descansar una vez que hayas completado el número de repeticiones a tu satisfacción.