La dieta astringente o dieta para la diarrea se utiliza para curar la diarrea aguda en unos días. Es necesario seguir esta dieta en ayuno, para retener los líquidos y los minerales, para curar la diarrea.

 

Nutricion astringente

La diarrea no es una enfermedad sino el síntoma de un trastorno de la alimentación. En general, la diarrea aguda se cura en unos días. La diarrea crónica permanece durante meses y puede tener su origen en dietas, medicamentos, virus, enfermedades crónicas, etc.

La dieta astringente incluye diferentes pasos para curar la diarrea.

Pasos de la dieta astringente para curar la diarrea

Paso 1: El ayuno

En ayunas, debes beber sólo agua mezclada con sal, azúcar, limón y bicarbonato. Duración: entre 6 y 24 horas. Durante este tiempo, es posible comenzar a beber líquidos como el agua de arroz, sémola, sopas de cereales, etc. Es recomendable comer poca cantidad y con frecuencia.

Paso 2: Comer alimentos sólidos

Paso a paso, introduce alimentos en la dieta como el arroz, el pollo, pescado hervido, pan tostado y jamón. Más adelante, empieza a incorporar yogur, carne, pescado a la plancha y verduras hervidas.

Paso 3: Rehidratación

Con la diarrea, la pérdida de líquidos, glucosa y minerales (electrolitos) son importantes. Para ello, la restauración de líquidos es fundamental a través de agua, jugos, caldos, té y bebidas como acuario.

Una de las fórmulas más recomendadas para la rehidratación oral es la siguiente:

  • 1 botella de agua.
  • 2 cuchara de azúcar (para la glucosa).
  • 1 pizca de sal (para el sodio cloruro).
  • Media cucharadita de bicarbonato.
  • 1 limón (para el potasio).

Esta bebida se debe beber cada una hora y media o 2 horas. Aunque no funciona para curar la diarrea, esta bebida es fundamental, ya que no permite que pierdas el agua, imprescindible para tu organismo.

Alimentos prohibidos en la dieta astringente

Hay algunos alimentos que pueden provocar diarrea. Es necesario evitar los siguientes alimentos para eliminar posibles complicaciones.

Los productos lácteos (leche o quesos) no son recomendables porque hacen larga la digestión, debido a la lactosa. Puedes consumir yogures, pues la lactosa ha sido parcialmente digerida por sus bacterias.

Las comidas con grasa o fritas y los embutidos irritan la mucosa digestiva y alargan la digestión. No debes comer fibras vegetales o frutas crudas.

Las grasas como: mantequilla, margarina y aceites, los frutos secos, las comidas picantes, el pan de maíz integral, y las verduras están prohibidas también.

Los jugos de naranjas y el café con azúcar empeoran la situación, pues estimulan el reflejo del estómago.

Antes de comenzar una dieta, consulta a tu nutricionista para prever cualquier imprevisto.