El pescado es un alimento muy nutritivo, ya que aporta proteínas de alto valor biológico y grasas saludables.
Generalmente, el consumo de pescado se relaciona con la buena salud cardiovascular y esto se debe a las grasas poliinsaturadas esenciales presentes en los pescados azules (salmón, atún, arenque, caballa, sardina, anchoa, congrio, etc.). Entre estos ácidos grasos esenciales se destaca el Omega 3 debido a los beneficios que se obtienen al consumirlo.

Beneficios del Omega 3

pescado y omega3

Entre los beneficios para la salud que brinda el omega 3 podemos citar:

  • Reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, protegiendo la salud del corazón y de los vasos sanguíneos.
  • Es antiinflamatorio y es útil en el tratamiento de la artritis.
  • Disminuye los niveles de triglicéridos y de colesterol LDL “malo”
  • Reduce las cifras de tensión arterial.
  • Ejerce un efecto antitrombótico, esto es, previenen la formación de coágulos en la sangre que podrían causar un infarto o un accidente cerebro vascular.
  • Previene la aterosclerosis, un proceso que se caracteriza por la formación de placas de ateromas en el interior de las arterias, lo cual provoca un endurecimiento de los vasos sanguíneos y, si las placas crecen demasiado, pueden causar una obstrucción.
  • Protege la salud cerebral y evita el deterioro cognitivo.

¿Qué otros alimentos contienen Omega 3?

Los frutos secos (nueces, almendras, pistachos, avellanas, castañas), las semillas (principalmente las de chía, girasol, calabaza y lino), la soja, la yema de huevo y algunas algas, son importantes fuentes alimenticias de omega 3 y pueden brindar los mismos beneficios que consumir pescados y mariscos.
También la industria alimentaria ha enriquecidos diversos alimentos con omega 3. En las góndolas del supermercado se pueden encontrar lácteos, margarinas, leche de soja, jugos de frutas, panes y comidas para bebé enriquecidos con Omega 3.
Por otra parte, existen suplementos dietarios de Omega 3, elaborados a base de aceite de pescado (que no tienen sabor a pescado), o a partir de semillas de chía y/o de lino.

Otros alimentos muy saludables que comparten algunas propiedades con el Omega 3

Existen otros alimentos que comparten algunas propiedades con el Omega 3. A continuación, brindamos ejemplos de otros alimentos que protegen el corazón, el cerebro y los vasos sanguíneos, y además citamos fuentes alimenticias que sirven para reducir los niveles de colesterol LDL (“malo”) y otras que combaten la inflamación.

  • Antioxidantes: estos componentes alimenticios actúan neutralizando los radicales libres que dañan a las células y aceleran el envejecimiento y la aparición de enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares. Los antioxidantes previenen que las partículas de colesterol LDL se oxiden y formen las placas de ateroma. Por eso, si no te gusta el pescado o no puedes consumirlo porque eres alérgico, puedes incorporar alimentos ricos en antioxidantes para cuidar tu corazón y tus vasos sanguíneos.
    Los alimentos más altos en antioxidantes son los frutos rojos (arándanos, frutillas, frambuesas), los cítricos, las hortalizas verdes, rojas y anaranjadas (espinaca, tomate, zanahoria), el aceite de oliva extra virgen, el aguacate, las semillas, el alga espirulina, entre otros.
  • Grasas monoinsaturadas: este tipo de grasas ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL al igual que el Omega 3. Las fuentes alimentarias de grasas monoinsaturadas son las aceitunas, el aceite de oliva extra virgen, el aguacate, los frutos secos y el aceite de canola.
  • Fibra soluble: la fibra soluble presente en la avena, las legumbres, los cítricos, la manzana, la pera, la zanahoria, la calabaza y el zapallo, por citar algunas fuentes, capta el colesterol de los alimentos y los fija a su estructura, por lo que el colesterol es eliminado junto con la fibra en la materia fecal.
  • Antiinflamatorios: uno de las principales propiedades del Omega 3 es la se actuar como antiinflamatorio. Existen otros alimentos que reducen la inflamación, tales como, la cúrcuma, los vegetales de hoja verde, los frutos secos, el aceite de oliva, los frutos rojos, el jengibre y el ajo.